LO MATÓ SU NOVIA- ÉL NUNCA HIZO DENUNCIAS POR “NO LE IBAN A DAR BOLILLA Y POR VERGÜENZA”

Los hechos ocurrieron en Hurlingham y fueron registrados por la cámara de un supermercado. Ambos tenían un bebé de 18 meses. Tras lo ocurrido, la mujer, de 24 años, está detenida.

Una mujer de 24 años fue detenida tras apuñalar en el corazón a su novio, de 22 años, durante una discusión que protagonizaron en plena calle en Hurlingham (Buenos Aires). El joven murió minutos más tarde en el hospital. La escena descripta, que ocurrió cerca de la medianoche, fue registrada por la cámara de seguridad de un supermercado chino de la cuadra.

Nadia Navarro y Alejo Oroño, estaban en pareja y eran papás de un bebé de 18 meses. Sin embargo en el último tiempo, según los relatos de familiares, estaban viviendo separados.

Según pudo reconstruir la familia del joven, el martes por la noche, ambos fueron a la casa de unos amigos a comer pizza. Discutieron por un motivo que desconocen, y Alejo salió hacia la esquina de Bustamante y Marqués de Avilés, en William Morris. “Él fue al kiosco de la esquina en donde pasó todo y se quedó un rato. Ella salió a buscarlo, no sabemos qué le reclamaba, porque según los vecinos le gritaba”, explicó Gisela, prima del joven asesinado a los medios.

En las imágenes, en pocos segundos, se distingue cómo la pareja discute -el chico mantenía siempre sus manos atrás- y Navarro, tras empujar a su novio, saca un cuchillo y se lo clava en el pecho, a la altura del corazón. Apenas llega a verse que el joven se toma la zona de la herida, la mujer se acerca y luego corre hacia la esquina opuesta. El tío de la víctima, que trabaja en una remisería en la misma cuadra, salió a la calle al escuchar gritos y trasladó rápidamente a su sobrino al hospital, donde finalmente murió.

“Tenían una relación difícil, siempre discutían pero nunca pensamos que podía pasar algo así”, sostuvo Gisela. La joven contó que su primo nunca se animó a hacer denuncias porque pensaba que “no le iban a dar bolilla” y, además, sentía vergüenza. “Solo una vez fue y no se la quisieron tomar. Después naturalizó lo que pasaba”, indicó. “No pensamos que iba a terminar así. Creemos que no lo quiso matar, sino lastimar, porque fue con un cuchillo”, opinó.

Según fuentes judiciales, Navarro fue indagada por el delito de “homicidio simple”, aunque se negó a declarar. Interviene la UFI 1 de Morón, a cargo del fiscal Bernardo Kiper. Ahora, la familia Oroño y su defensa piden que se la acuse de “homicidio preterintencional”: “No la queremos ver en unos meses afuera